HISTORIA 

Imagen del libro La Hestoria D'Aviles de Miguel Solís Santos

La actividad salinera de la zona abastece durante los siglos X y XI a las pesquerías del sector, y a los núcleos de población cercanos más importantes de la época. Comienza a cobrar relevancia desde finales del siglo XIX debido a la aparición de la "Real compañía Asturiana de Minas" en Arnao y en el Arenal del Espartal y su comunicación con el puerto de Avilés, donde un ferrocarril unía ambas fábricas recorriendo la naciente localidad y atravesando la colina de Arnao por un túnel.

En la actualidad aquella primera locomotora llamada Eleonore (1880), actualmente se encuentra en el Castillete de la mina, en Arnao, que será rehabilitado proximamente.

En el año 1860, debido a que la acción de las mareas arrastraba arena y basa y cegaba constantemente la entrada a la ría de Avilés, comenzaron las obras de canalización de la margen izquierda de la ría, se construyó un espigón y se creó la dársena de San Juan de Nieva.

El espigón cambió el efecto de las mareas, que arrastraron la arena hacia la zona de Raíces.

En el dibujo se puede ver que en la bocana de la ría se le unía la desembocadura del rio Raíces, antaño se podía llegar a San Miguel de Quiloño en lancha desde Avilés, así que "contando por los dedos", las fechas serán prácticamente las mismas.

La canalización del rio hizo que se desecaran las tierras colindantes, y la de la ría, es decir, el nuevo espigón, que variara la línea de costa.

El problema que quedaba por resolver, era que el nuevo terreno, ganado al mar y al rio, eran dunas, es decir, arena que se movía y era necesario fijar para poder aprovecharlo, en el contrato que se hizo con la RCA para la construcción de un ferrocarril que uniera Arnao con la dársena de San Juan de Nieva, esta debía ocuparse de hacer lo necesario para fijar el terreno, así nació el Espartal.

Su patrimonio artístico se basa en algunas casas de estilo indiano y otros edificios coloniales, así como la Iglesia Parroquial, que sustituyó sobre los años 30, a la desaparecida capilla de finales del XIX. Más recientemente encontramos el "Museo de las Anclas Philippe Cousteau" emplazado en la Peñona y situada en la parte más occidental de la playa. Este rinde homenaje permanente a la mar. La Cofradía de la Buena Mesa ha sido la promotora de dicho Museo inaugurado por Su Majestad El Rey de España el 30 de septiembre de 1993. 

Posteriormente se construiría el tranvía. En 1916 se construye el Balneario convirtiéndose en centro de veraneo de la burguesía asturiana, y poco a poco hasta nuestros días, destino de la importante y acaudalada colonia de veraneantes, y residencia de gerentes de empresa de la Comarca. También participa la Universidad de Oviedo en su desarrollo al constituir la colonia escolar de Salinas para las vacaciones veraniegas de niños necesitados.